Calma

Solían abrazarse después de la tempestad de sus encuentros,
hasta que un día, sin saber la razón, dejaron de hacerlo. 
De espaldas el uno
al otro, la calma dejó de ser lo que era. 
Y la tempestad, también.
39 palabras

9 comentarios en “Calma

    • Eso, en el caso de que seas consciente del comienzo… A veces cuesta mucho verlo.
      Muchas gracias, Pedro.
      Un abrazo.

  1. pueden mediar kilómetros inclusos, de dos cuerpos distantes, en la misma cama.

    • Sí, o también puede ser como un precipicio: uno extremadamente profundo, que te impide acercarte.
      Un abrazo, Raúl.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: